26 abril 2009

Cuando Nos Volvemos Padres de Nuestros Propios Padres!


¿Recuerdan el libro o la película “Como Agua Para Chocolate”? La historia principal giraba en torno de la vida de “Tita” la hija menor de la familia, quien por el simple hecho de ser la mas pequeña, le correspondía mantenerse soltera y heredar la “noble” responsabilidad de cuidar y atender a su madre hasta el día de su muerte.


Bueno… eso fue en la ficción de un libro ¿pero que pasa en “la vida real”? ¿En que momento nuestros padres dejan de ser lo que fueron? No te parece casi increíble que aquellos seres todopoderosos en quien un día confiamos nuestra vida entera, ahora sean esas personas enfermas, abatidas, tan débiles que necesitan de ayuda incluso para ir al baño.


Esta es la realidad y tenemos que reconocerlo, no estamos preparados para asumir la responsabilidad de cuidarlos, tal cual ellos cuidaron de nosotros.Somos una sociedad “defensora de la familia” no tenemos por costumbre mandar a nuestros viejos a casas de retiro diseñadas especialmente para ellos…tan es así que son muy pocas las existentes en nuestro país… y sin embargo, por nuestros estilos de vida, no estamos preparados para dedicarnos a atenderlos y
brindarles las condiciones adecuadas para que disfruten sus últimos años.


Para empezar ¿quienes terminan cuidando a los padres? no hay diferencia de sexo, lo mismo puede ser un hombre que una mujer ¿edad? podrá ser el más grande de la familia o el menor, lo que si creo (y es lo que en la mayoría de los casos he visto) es que la mayor responsabilidad siempre recae en el soltero o en el mejor posicionado económicamente…


He visto familias que terminan desechas después de tener que cuidar unos padres enfermos. También he visto viejitos que terminan su vida en la peor de las soledades, ya que solo son visitados una o dos veces por semana…

Si tu ya vives en esta situación, sabes de lo que hablo! Si no es así, creo muy bueno que consideraras los diversos puntos que recomiendan los
especialistas:

1).- Si es posible, la primera cosa que debes hacer, es charlar con tus padres, para considerar qué planes han hecho ellos con respecto a su futuro. ¿Han previsto de qué manera tomaran el cuidado de sí mismos, sus enfermedades, y todos los trastornos que conlleva la vejez? ¿Se dan cuenta del peligro que resulta para su salud física y mental arriesgarse a seguir haciendo un estilo de vida para el que ya no están preparados?

A nadie le gusta estar viejo o enfermo en un lugar donde nadie tome el cuidado de su salud, pero a veces, los padres son muy reacios a admitir su estado actual, o bien no quieren molestar a sus hijos, y es por eso que te encontraras con que se resisten a pensar en una mudanza. (No quieren dejar sus casas y sus pertenencias y sobre todo debemos estar concientes de que están renunciando a tener su propio espacio).

Pero cuando sientas que tus padres corren peligro por vivir solos, será hora de parar y tomar una decisión unilateral al respecto, para evitar males mayores, aunque sin dejar de sentarse a hablar con ellos sobre su futuro.

2).- Pregúntate a ti mismo si estás dispuesto a ser totalmente responsable de su bienestar en el futuro. Recuerda, una vez que se tome la decisión, no podrás volver atrás.

Desde el momento en que sientas que ellos están en una edad o condición donde es imprescindible que otro tenga que tomar su cuidado, deberas comenzar a preparar su nueva casa y vida.

Mudar a tus padres de su hogar y llevarlos al tuyo representara grandes cambios para cada uno de los integrantes de la familia. Por eso, deberás hablar con tu familia sobre los cambios físicos y de rutina que deberán hacer, para preparar la casa para la llegada de tus padres.Luego, tengan una charla de familia, con tu pareja e hijos, sobre los planes futuros, para que cada uno sepa dónde están parados, ellos mismos y los demás.

Una vez que hayan tomado la decisión de que tomará el cuidado de sus padres mayores o enfermos, deberá comenzar a preparar su nueva vida frente a esta nueva circunstancia, pues hacerse cargo del cuidado de sus padres va a ser un gran cambio para ti y tu familia.


Continua...

No hay comentarios:

Publicar un comentario