04 mayo 2009

Hoy me di cuenta que mi perro ha envejecido!


Es un pequeño perro de raza maltes, blanco con algunas huellas de manchas cafés en el lomo. Sus patas son cortas (no mas de 10 cms) pero con un gran "ego". Siempre se ha sentido perro grande, echandole pleito a los perros eléctricos grandes e ignorando a los de su tamaño... y vaya que le han puesto sus buenas revolcadas, pero el muy digno se levanta y camina como si el hubiera ganado la pelea.

Nació a mediados del mes de abril y llegó a casa a escasoz dos meses de haber nacido, made in Queretaro. Era tan "divino", cabia en la palma de mi mano y fueron 4 dias en que lo alimente con bibe cada 4 horas y estuve al pendiente de lo que pasaba con el dia y noche... Tengo una foto en donde mi papa esta agachado dandole el bibe, se ven tan tiernos, sobre todo porque a mi papa no le gustaban los perros (o al menos eso decia)... Una vez que estuvo listo pa' aguantar las inclemencias del clima se fue al patio, ya que a mi mama no le gustan los animales dentro de la casa.

Siempre fue el consentido de la casa, no le gustan los niños, gruñon con los extraños, bastante escandaloso con las visitas, desobediente, no le gusta moverse mas alla de lo estrictamente indispensable, le encanta que lo acaricien con el pie y que se rasque el cuello y la cabeza.

Pensabamos que era "gay" ya que se la vivia olisqueando a puro "macho" pero cuando llego "pelusa" una linda "negrita" combinacion de "Schnauzer" con "French" chistosisima a la que solo se le notaba un pequeño manchon blanco en el hociquito y que estaba "loca" como ella sola, parecia cirquera: brincaba, corria, subia y bajaba a gran velocidad y mi pérro simpre fiel detras de ella, hasta que logro preñarla... lastima que no conocimos a los perritos, se la robaron un dia de navidad.

Pobre perro, ha aguantado de todo y un poco mas... creo que lo mas duro para el fue dejar de ser el "niño consentido" para convertirse en el perro cuando llego mi bebe. Era muy tierno, se subia al sillon, se echaba junto a mi y me daba pequeños golpecitos con su hociquito en la panza que para mi siempre han sido "besitos" y ahi se estaba... Cuando el bebe iba a nacer, me dijeron que tenia que regalar a mi perro, obvio fue un rotundo y contundente ¡NO! pero eso si, cerca de la fecha de llegada del bebe le pusimos todas las vacunas y lo desparasitamos, asi estuvo listo para cuando el bebe nació.

Es un glotón en toda la extension de la palabra. Siempre comia de lo que nosotros comiamos y a la hora en que comiamos (osea como 6 veces al dia). Le gustaba mucho comer pollo, pan, dulces, helado, platano, hasta que un dia se le paralizaron los intestinos... ahi me tienen a las 12:00 de la noche buscando veterinario que lo atendiera; salimos a las 4 de la mañana, pero desde entonces come sus croquetas y el pollo ni olerlo... solo 1 salchicha al dia.

Mi hijo y el se llevan bien... solo le ha gruñido un par de veces porque no le gusta que le jalen el pelo. Ahorita andan de pleito porque el perro le "vuela" la comida ya sea de las manos o de la mesa, entonces si mi hijo trae alguna preciada posecion en sus manitas y lo ve alza los bracitos lo mas alto que puede para que "no se la coma"

Pero "hoy me di cuenta que mi oerro ha envejecido" porque cuando se me quedo viendo fijamente como en tantas otras ocasiones, vi que ya le faltan dientes, busca mas caricias y por mas que trato de alejarlo de mi el me "busca" y tal vez muy pronto llegue el momento de despedirnos...

Por eso este post esta dedicado a "BODOQUE II" mi amigo mas fiel, compañero en mis ratos de dolor, refugio para mis ansiedades, "punching bag", mi bebe-perro... etc.

No hay comentarios:

Publicar un comentario