24 septiembre 2009

Una tarde en el metro...!

Primero que nada mi admiracion a todos aquellos lectores que todos los días utilizan el trasporte público para trasladarse de un lugar a otro.

Gracias a un “inoportuno” bache (saludos Peña Nieto) desde hace 7 días ando sin auto. Esta situación no me incomoda ya que desde mis épocas de estudiante y hasta que me compre mi auto (hace 10 años), fui un simple peatón mas, usuario del transporte publico y conocía muy bien varias rutas y los paraderos de Tacuba y el Toreo. Por cuestiones de trabajo y gracias al sentido de orientación que herede de mi papa (mi má se desorienta hasta en un cuarto cerrado) difícilmente me pierdo. Creo que tratándose de conocer la ciudad no me va tan mal... hay veces que te puedo llegar a detallar una ruta diciéndote que tiendas, cuantos puestos de periódico o cuantos topes debes contar y todo lo que puedas usar como referencia para llegar a donde vas. (muchas veces digo que hay un taxista dentro de mi).

Por todo esto es que me rio de todo lo que me paso el día de hoy. ¡Me perdí en el paradero del toreo y no encontré la ruta de combis que llegan hasta el lugar en el que vivo!

Trabajo a una calle del paradero y todos estos días sin auto me he dedicado a tratar de averiguar por donde pasan las combis que van directo a casa… He hecho mapas mentales con las rutas que podrían seguir y ya en varias ocasiones me he parado en el posible punto en que pasan… ¡y nada!... mejor han pasado compañeros de la oficina y me han dado aventón….

Hoy de plano decidí irme a meter directamente al paradero a buscar el anden de donde salieran las combis… primero comprobé una vez mas que cuando se tienen ganas de trabajar (y necesidad) los mexicanos se las ingenian tremendamente entre los múltiples puestos semifijos (casetas de lamina) que hay, me encontré con 2 estéticas… así es… en un espacio de 2 metros de ancho y uno de fondo había acondicionados salones para corte de cabello especializados en caballeros… seguí caminando entre andenes y micros y pregunte en un puesto de quesadillas donde una señora muy amable me dijo que en tres andenes al fondo… y nada… luego pregunte a uno de una combi y no supo… a un checador… un puesto de telcel…otro checador… un peatón… total que ya cuando me mandaron a la parte de atrás del paradero, mejor pensé en meterme al metro para llegar a Tacuba porque pues nada mas no encontraba nada.

Ya en el pasillo toda la gente se me quedaba viendo… me sentí el “negrito en el arroz” todo el mundo se me quedaba viendo muy intrigado y pues obvio no es una sensación muy agradable cuando la gente te mira con curiosidad, sobre todo… ¡sin motivo!

Cuando entre a ese edificio tan iluminado fue así como que: ¡oh-my-God! ¿Pa Donde me voy? Me sentí como los taka-takas cuando vienen a nuestra ciudad y se sombran con tooodo lo ven… Pues no me quedo de otra mas que seguir el mar de gente… ¡y sorpresa!... solo encontré entrada para hombres… pero como vi que unas chavas se metieron por ahí, yo las segui. Ya adentro camine hacia lo que según yo seria la parte de enfrente de los trenes… cuando baje al túnel habia un tren muy lleno en espera de salida y llego otro… obvio me subi al que acababa de llegar por estar vacio… se fue el tren que estaba esperando y en menos de 2 minutos llego otro a la misma via del que había partido, toda la gente que estaba en el tren en el que ya nos habíamos subido, se bajo y cambio de tren… yo me “frickie” y me preguntaba ¿Por qué? Recordé: “en el país que fueres has lo que vieres” me baje y me cambie de tren… fue el que salió primero… y por cierto, fue cuando me di cuenta que me había subido a los últimos vagones del tren.

El viaje fue sin novedad… cuando llegue a Tacuba, otra vez que me quede parada en medio pensando por donde era que tenia que salir (me acuerdo que antes las salidas te marcaban a que calle iban) Totalmente desorientada cruce el paso a desnivel (¡error!) para ir hacia la salida que necesitaba (la iglesia de Tacuba) pero mi voz interna me dijo que estaba mal y antes de pasar los torniquetes pregunte al policía en turno, quien me contesto muy cortante: ¡Es del otro lado! ¡chin… pues ahí les voy otra vez a cruzar el paso a desnivel! Inteligentemente (y demasiado tarde) le volví a preguntar al poli del otro lado por donde salir a la iglesia; el ya me había visto desde la primera vez que me pare ahí en medio y riéndose amablemente me dijo cual era la salida.

Entre puestos de películas de sexuales con portadas totalmente explicitas y zapatos para caballero, camine tratando de encontrar la parada en la cual me sentiría a salvo… pero entre tanto puesto ya me estaba desviando otra vez de mi objetivo… hasta que los vi… eran los “hermosos camiones verdes” que me llevarían a mi casa…. y para rematar, todo el camino (aprox 1 hora con 30) me toco venir escuchando “las bromas del panda” (no se porque no demandan al tipo).

02 septiembre 2009

Septiembre es el mes del testamento!!

Ya en un post anterior les comente que es muy importante proteger a tu familia y tu patrimonio a través de un testamento (aquí). Pues bien, ya iniciamos el mes en el que hacer tu testamento te sale mas barato.

Si aun tienes dudas o no estas plenamente convencido o estas buscando mas información te dejo los siguientes enlaces.

Karla Bayly y su blog de finanzas personales

Eloy Lopez en Prevision Financiera Integral (que por cierto con el también les recomiendo el tema de los seguros educacionales)

Una liga me llevo a la otra y aquí están las tres y un cuarto que también hablan del tema!

Por supuesto no nos puede fallar cnnexpansion.com en la sección vivir como reina y gastar como plebeya en donde se recalca mucho la importancia del tema.

Y para no fallar, "papa gobierno" también tiene su pagina con mucha información.

Es un tema importante... no seamos pesimistas, el hecho de hacer un testamento no te va a "salar" no quiere decir que al día siguiente vamos a morir... veamoslo como una acto de amor hacia nuestros seres queridos...

Recuerda: "La muerte esta tan segura de su triunfo que nos da una vida entera de ventaja"

Saludos