27 febrero 2011

No Se Preocupen por el Día de Mañana

Tal vez este post les parezca extraño... generalmente a mi me gusta dejar los asuntos de mi espiritualidad (yo no hablo de religiones) por separado ya que los considero como solo míos  y tengo un "muy particular" punto de vista al respecto de ellos que la gente que es apegada a una u otra religión en particular no entiende.

Sin embargo, el día de hoy, la lectura del evangelio me pareció tan interesante y tan actual que lo primero que pensé fue en replicar aquí lo que estaba escuchando. La interpretación a este texto es tan personal como cada individuo.

(Por respeto incluyo las referencias eclesiásticas)

EVANGELIO 
No se preocupen por el día de mañana.

Del Santo Evangelio según San Mateo : 6, 24-34

En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos: "Nadie puede servir a dos amos, porque odiara a uno y amara al otro o bien obedecerá al primero y no le hará caso al segundo. En resumen, no pueden ustedes servir a Dios y al dinero.

Por eso les digo que no se preocupen por su vida, pensando que comerán o con que se vestirán. ¿A caso no vale mas la vida que el alimento y el cuerpo mas que el vestido? Miren las aves del cielo que ni siembran, ni cosechan, ni guardan en graneros y sin embargo, el Padre Celestial la alimenta ¿Acaso no valen ustedes mas que ellas? ¿Quien de ustedes a fuerza de preocuparse, puede prolongar su vida si quiera un momento?

¿Y porque se preocupan del vestido? Miren como crecen los lirios del campo que no trabajan ni hilan. Pues bien, yo les aseguro que ni Salomón en el esplendor de su gloria, se vestía como uno de ellos. Y si Dios viste así a la hierba del campo que hoy florece y mañana es echada al horno ¿No hará mucho mas por ustedes, hombres de poca fe?

No se inquieten, pues, pensando: ¿Que comeremos o que beberemos o con que nos vestiremos? los que no conocen a Dios se desviven por todas esas cosas; pero el Padre Celestial ya sabe que ustedes tienen necesidad de ellas. Por consiguiente, busquen primero el Reino de Dios y su justicia y todas estas cosas se les darán por añadidura. No se preocupen por el día de mañana, porque el día de mañana ya traerá sus propias preocupaciones. A cada día le bastan sus propios problemas.

Palabra del Señor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario